Cursos de Aerografía, Dibujo, Cómic e Ilustración en Madrid

contact_phone 911 626 891
Cursos anuales 2017-18 en Madrid
Inicio » Curso de ilustración científica en Academia C10: trabajo de Alex

Curso de ilustración científica en Academia C10: trabajo de Alex

Publicado el 12 febrero 2019 en Ilustración

Banner-IlustracionCurso de ilustración científica en Academia C10: trabajo de Alex.

Cada año los alumnos de tercero del Máster C10 afrontan un reto que les preparará para un campo de trabajo muy específico: la ilustración divulgativa o científica.

La ilustración científica se puede definir como una disciplina mediante la cual se traza un puente entre arte y ciencia. En la actualidad existen centenares de definiciones válidas para definir qué es y qué no es ilustración científica.

La ilustración científica es una disciplina artístico-científica, cuyo fin es sintetizar y representar la información para que sea interpretada por un determinado público. Se trata, por lo tanto, de una aproximación visual a un concepto científico de  forma precisa, clara y objetiva. En esta disciplina hace falta tener en cuenta criterios compositivos y estéticos claros e inequívocos para hacer de la ilustración científica, arte.

La ilustración científica es considerada como  una disciplina al servicio de la comunicación científica: una actividad realizada para contribuir a aclarar, simplificar y objetivar determinados conceptos. Podría definirse como la forma de ordenar informaciones visuales para dar lugar a una imagen que sintetice una determinada información científica. Esta información o este mensaje sería difícil de plasmar mediante otros medios como la fotografía. Frente a ésta, la ilustración científica idealiza, sintetiza y clarifica el mensaje que se pretende aportar.

La ilustración científica debe representar objetivamente y con exactitud el objeto, ya sea un animal, planta, procesos complejos, diagramas o cualquier otro elemento que requiera una representación gráfica. Es por ello que la precisión con que están hechas las formas, la escala, color, textura y los elementos que componen el sujeto es fundamental.

Una buena ilustración científica sería aquella que consiga fundir en una imagen las exigencias y necesidades científicas con la virtuosidad técnica y la interpretación artística. Debido a esto, son muchos los que consideran que esta disciplina no puede existir fuera del ámbito científico, o supervisado por él, dado que representa iconográficamente estructuras morfológicas, aspectos mecánicos y funcionales que pertenecen al área científica. Su propia denominación ​ “ilustración científica” (es decir la ilustración que forma parte de una publicación elaborada por un científico​) la transforma en un elemento semántico que complementa y completa la información, ya que en muchos casos es gracias a una ilustración correctamente elaborada que se alcanza la comprensión de los conceptos vertidos en el texto.

​Por otro lado, sólo los ojos del ilustrador y el científico pueden dar un acabado satisfactorio a una ilustración científica. La ilustración científica permite plasmar una realidad que a la vez es verídica y ficticia. Verídica porque con este tipo de ilustración se calca la realidad, permitiendo una reproducción fiel de la muestra. Ficticia, porque una buena ilustración científica, salvo excepciones, no copia una única muestra o espécimen y tiene que ser capaz de realizar un resumen o una generalización de todos los individuos de esa especie o todos los ejemplares de un mismo tipo ya que no hay dos especímenes iguales. Esto último todavía no lo ha conseguido la fotografía y es por ello que la ilustración científica sigue viva.

En el trabajo que os presentamos hoy, Alex ha tenido que lidiar con la paleontología.

Los dinosaurios siempre han sido de interés general y su estudio cada vez suscita más atención. Esta ilustración consiste en la reconstrucción de un animal prehistórico, el Carnotaurus para ser concreto, a partir de algunos de los restos hallados.

Podemos apreciar desde los huesos del cráneo y la extremidad posterior hasta la textura escamosa de la piel, que recuerda a la de los cocodrilos y de la que se han hallado moldes.

El estilo de manuscrito antiguo le añade una dimensión más auténtica al acabado, tanto en la textura del papel como en la elección del tipo de letra.

Una buena forma de mezclar métodos digitales y tradicionales.

Cursos anuales-verano

Cursos anuales 2018-19

Nuevos Cursos y Talleres

PRÓXIMOS CURSOS Y TALLERES

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Curso de ilustración científica en Academia C10: trabajo de Alex"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de academiac10.com
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En academiac10.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.