Cursos de Aerografía, Dibujo, Cómic e Ilustración en Madrid

contact_phone 911 626 891
Cursos anuales 2017-18 en Madrid
Inicio » Entrevista a Álvaro Muñoz, profesor de cómic en Academia C10

Entrevista a Álvaro Muñoz, profesor de cómic en Academia C10

Publicado el 29 octubre 2012 en Cómic Noticias Portada

Seguimos con nuestra sección conjunta con Gencómics.es. Esta semana está con nosotros Álvaro Muñoz, dibujante multifacético que ha trabajado tanto en el campo del cómic erótico como en el campo del storyboard audiovisual. Además es uno de nuestros profesores de Cómic y Dibujo Profesional en Academia C10. Hemos hablado con él sobre cómo ha sido su experiencia y además, nos da unos consejos para todos aquellos que queramos dedicarnos a este campo.

Academia C10: ¡Álvaro! Ante todo, gracias por dedicar este tiempo a GenCómics. Llevas ya unos cuantos (muchos) años de andadura valiéndote de tu principal arma: el dibujo.

Cuéntanos, un dibujante profesional, realmente, ¿a qué puede acceder laboralmente?

Álvaro Muñoz: Por definición, allí donde se necesite un dibujo se necesitará contratar a un dibujante. Lo que pasa es que muchos de esos dibujos pueden pasar desapercibidos o resultar insignificantes, pero está claro que alguien los ha hecho. Así tenemos desde los trabajos de más renombre y proyección como pueda ser ilustrar libros infantiles o cómics, o el caricaturista de prensa, pero también hay ilustración para revistas o webs, ilustrar libros de texto, portadas de libros o discos, ilustraciones para juguetes, alimentación u otros productos, diseños para videojuegos o películas, storyboards para publicidad… todos ellos que son más anónimos. Por no hablar que el dibujo (los conocimientos de anatomía, perspectiva, sombras, etc.) está muy relacionado con muchas profesiones, como pueda ser el diseño gráfico, los tatuadores, los modeladores 3D, graffiteros, etc.

La gente suele pensar automáticamente en Bellas Artes y en cuadros (y quizá restauración y docencia), aunque esos son más bien pintores o “artistas”, pero realmente hay muchos tipos de dibujo y de dibujantes y de hecho hay bastante especialización en el sector. El caricaturista, el ilustrador publicitario, el storyboarder, el diseñador, etc.

En definitiva, un dibujante tiene MULTITUD de salidas laborales bien remuneradas. Es una profesión muy gratificante.

C10: ¿Cómo se construye un dibujante? ¿Y cómo lo hiciste tu? ¿Cúal fue tu camino?

Álvaro: Los dibujantes de tebeos solemos ser muy vocacionales, con la afición metida en vena desde muy críos. Eso no quita para que diese bastantes tumbos y haya realizado muchos tipos de trabajos. Como casi todos los futuros dibujantes empecé garabateando cuadernos en el colegio, pero bueno, concretamente, mi formación académica fueron tres años estudiando animación tradicional. Vamos, el estilo cartoon o disney o como lo quieras llamar. Pero lo cierto es que nunca llegué a dedicarme profesionalmente a ello. De todas formas no me arrepiento pues me sirvieron para mejorar mi dibujo, coger velocidad y allí descubrí los storyboards, que están muy emparentados con el cómic y que sí que han sido una fuente de ingresos para mí a lo largo de los años.

C10: En algún momento tuviste que sentir eso de… “se acabo el cascarón” ¡ahora soy de verdad! ¿Cómo y cuándo fue ese salto para ti?

Álvaro: Supongo que ser profesional es más una actitud que otra cosa, pero vamos, se nota cuando llega. Cuando te pagan por tirarte más de ocho horas al día por hacer cosas por encargo (algunos más divertidos que otros) y con fechas de entrega (algunas más exigentes que otras), cuando estás ahí delante de tu tablero (u ordenador) currando como un descosido, dando lo mejor de ti e intentando cumplir los plazos, entonces… lo sabes.

En mi caso pasé de estar presentándome a concursos y pateándome salones de cómic para dar el coñazo a las editoriales a hacer storyboards de forma más o menos continuada, historias eróticas para la Cúpula y dando clases en la Academia C10. Cada vez tienes menos tiempo libre y más dinero. Hasta que te independizas, claro.

C10: Has publicado con Ed. La Cúpula (trataremos eso en otra entrevista) Editorial Dolmen… En concreto el Tomo “Aprende a dibujar cómic” es de tu autoría. ¿Qué te motivó para realizar este trabajo? (Excepcional, por cierto)

Álvaro: Siempre me ha gustado ser profesor y prácticamente desde que empecé soñé con poder hacer un libro que recopilase la esencia de mis clases, centrándome, eso sí, en la parte de narrativa. Mientras que libros sobre anatomía y perspectiva hay muchos en el mercado, de narrativa gráfica específicamente me parecía que existía un gran vacío. Así que me puse manos a la obra, y aunque tardé varios años y muchos esfuerzos en acabarlo, el resultado fue muy satisfactorio, con una edición muy cuidada por parte de Dolmen, que ha llegado a todos lados e incluso ha merecido una segunda edición, que no es habitual en estos tiempos.

Es un libro autosuficiente para aprender a narrar una historia en formato cómic. Empieza desde lo más básico y llega a lo más sofisticado, pasito a pasito sin saltarse nada.

El libro, aparte de condensar lo que cuento en clase, sirve como resumen recordatorio a mis alumnos o a mí mismo para tener ejemplos a mano.

C10: También has sido dibujante comercial (o mercenario como dicen otros). Decisión que considero inteligente. Has hecho Storys de importantes películas e importantes directores (Miguel Martí, Paco Cabezas, Daniel Calparsoro) ¿Cómo te ha resultado esta experiencia?

Álvaro: Buena y mala. La parte buena es que trabajas con gente muy interesante en proyectos de renombre que luego da pie a contar anécdotas jugosas. Por supuesto también está muy bien el dinerito.

En publicidad es todo más intenso, plazos más cortos, más presión, más pasta. Es curioso que los storyboards siendo muy parecidos a un cómic, no son exactamente lo mismo, hay que adaptarse al lenguaje cinematográfico. Y dado que el dibujante trabaja codo con codo con el director (a veces hace un poco como de sus manos) he aprendido mucho sobre cómo narrar con este tipo de trabajos.

De todas formas la parte mala es que te aparta de tus propios proyectos, que en el caso de un autor de cómic es más doloroso, pues no suelen faltarle ideas. Así que mi relación con los storyboards es un poco de amor-odio. Por un lado los disfruto y aprendo y me vienen bien las pelas, y por otro lado me recrimino el tiempo que me quitan. En fin, intento encontrar el equilibrio y después de temporadas intensas de curro suelo desconectar.

C10: Las cosas no te han salido “gratis”, eres de los que, como yo, iban llamando puertas (físicamente) pesada carpeta bajo el brazo…

Álvaro: Yo no creo mucho en la suerte y sí más en el trabajo duro y la constancia, pero lo cierto es que a veces hay curros que parece que te llegan caídos del cielo y otros que te esfuerzas y esfuerzas y sin embargo no acaban de cuajar. Muchas veces he recibido una llamada de un cliente que había conseguido mi número no-sé-muy-bien-cómo y podía salirme un trabajo más o menos largo y ponerme con ello casi al instante, teniendo que reorganizar mis planes del día (o la semana) sobre la marcha.

Por contra, en el mundo del cómic sí que he sudado sangre por todo lo que he conseguido, aunque también son los trabajos con que estoy más satisfecho y que espero que perduren más en el tiempo. Ahora estoy embarcado en la aventura de la autoedición, que me está obligando a aprender multitud de nuevas cosas.

C10: ¿Qué recomiendas que hagan los jóvenes que se inician hoy en día?

Álvaro: Que se pongan las pilas, que la globalización afecta especialmente a los dibujantes y van a tener que competir con gente de todos los rincones del planeta.

¡Así que hay que trabajar duro para convertirse en los mejores! ¡Y eso sólo se consigue dibujando y dibujando, dibujando mucho!

C10: ¿Papel o digital? ¿En qué te mueves ahora? ¿Qué recomiendas a la tropa que nos sigue? Eficacia vs. Tradición

Álvaro: Buff… Desde hace ya bastantes años realizo casi toda mi producción por ordenador. Tengo una tableta wacom Intuos A4 y la verdad es que estoy bastante cómodo. Al principio salté a lo digital por velocidad (muy necesaria en los storyboards) y limpieza. Curiosamente, después de años sin tener un original en papel, este verano me ha dado por hacer dibujos a boli bic. Sí, una verdadera vuelta a los orígenes… Me estaré volviendo viejo y nostálgico.

Lo digital tiene sus pros y sus contras, y en cualquier caso no deja de ser una herramienta. Si no sabes dibujar da lo mismo que tengas en tu mano un lápiz, un pincel o el último y sofisticado tablet del mercado. O sea, el conocimiento viene antes de la herramienta. Eso no quita para que cada herramienta (sea acuarela, tinta china o Photoshop) tenga también su propia técnica que hay que asimilar y dominar.

Los puntos buenos de lo digital: la rapidez, la limpieza, la flexibilidad. Los puntos
malos: el creer que hace milagros, se disfruta menos que trabajando en papel, no hay “originales” que exponer o vender.

Tampoco se trata de una guerra, no hay que decantarse irremediablemente por uno u
otro. La tecnología que nos rodea inevitablemente, e incluso trabajando en óleo en un lienzo, habrá que pasarlo a digital para promocionarlo por internet o hacer el catálogo. Bueno, una obra digitalizada se puede aprovechar para retocarla, ¿por qué no? Cada dibujante encuentra el punto entre lo tradicional y lo digital según le apetece.

C10: Los mercados cambian deprisa. ¿Es efecto de la crisis o de la facilidad de encontrar todo en Internet?

Álvaro: Bueno, los mercados cambian deprisa, pero las industrias se mueven lentamente. Concretamente en el mercado del cómic se acusa a las editoriales
tradicionales de no saber reaccionar y adaptarse a los nuevos tiempos. Tampoco los clientes parecen tan ansiosos a la hora de la verdad de dejarse sus dineros en el mercado digital. En fin, es cierto que poco a poco la situación va a cambiar. Está
cambiando. La globalización, internet, está aquí para quedarse, y habrá que adaptarse o morir. Bueno, extinguirse lentamente como los dinosaurios. Pero creo sinceramente que el cómic tiene mucho que ganar con el paso a lo digital. Imprimir en papel es caro, especialmente en color. También es difícil la distribución y competir por el espacio de los quioscos y librerias. En el cyberespacio las reglas cambian. La lucha está más igualada. Dibujar en color no es un problema, al contrario, es un aliciente. Y no hay problemas de espacio. Todo está siempre allí para el que vaya a buscarlo.

Ahora sólo falta crear buenos cómics y que la gente, el gran público, los descubra.

C10: Bueno, pues con esto nos quedamos Álvaro, te devolvemos tu tiempo para que te líes con esos cómics que nos van a hacer disfrutar de lo lindo! Y agradecerte desde aquí, la dedicación que has puesto en esta entrevista.

Álvaro: Gracias a vosotros.  Hasta pronto!

Alvaro-Muñoz-Comic-Dibujo-cursos-madrid-academiac10
banner-curso-aerografia-academia-c10-ilustracion-carlos diez-diciembre-crmbanner-taller-cascos moto-academia c10-ilustracion-aerografia-crmbanner-curso-aerografia-body painting-academia-c10-ilustracion-diciembre-crmMaster 2012-2013curso-aerografia-academia-c10-maquillaje-2012-2013banner-taller-maquillaje-moda-profesional-aerografia-academia-c10-crmbanner-taller-maquillaje-fx-profesional-aerografia-academia-c10-crm

Cursos anuales

Cursos anuales 2017-18

Nuevos Cursos y Talleres

PRÓXIMOS CURSOS Y TALLERES

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Entrevista a Álvaro Muñoz, profesor de cómic en Academia C10"

    Deja tu comentario