Cursos de Aerografía, Dibujo, Cómic e Ilustración en Madrid

contact_phone 911 626 891
Cursos anuales 2017-18 en Madrid
Inicio » Academia C10 os presenta a los retratistas de la verdad

Academia C10 os presenta a los retratistas de la verdad

Publicado el 17 septiembre 2014 en Noticias Noticias Breves

Desde Academia C10 os presentamos una cara desconocida de los dibujantes.

¿Qué cara puso Nidal Hassan, el comandante estadounidense condenado este verano a pena de muerte por la matanza de 13 personas en la base de Fort Hood (Texas)? ¿Se mantuvo expresivo o impasible el fallecido Michael Jackson durante su juicio por abusos a menores? En ambos casos, las cámaras de fotos estaban prohibidas en la sala. La responsabilidad de reflejar la tensión del momento y de mostrarla al público recayó en Brigitte Woosley, en el primer caso y Vicki Ellen Behringer, entre otros, en el segundo. Las dos son dibujantes de juicios, un trabajo que ven en peligro de extinción.

Es un arte moribundo“, reconoce a El mundo.es Arthur Lien, con 36 años de experiencia y uno de los dibujantes más reputados en las cortes estadounidenses. Ha cubierto para la CBS, la ABC y para la NBC -para la que trabaja en la actualidad- multitud de casos importantes, pero el que más recuerda es el de “Timothy McVeigh, por lo espeluznante“. McVeigh, que fue condenado a pena de muerte y recibió la inyección letal, era un terrorista de extrema derecha que atentó contra el edificio federal Alfred P. Murrah en Oklahoma en 1995, donde murieron 168 personas.

Lo mejor de este trabajo es ser testigo de historias tan personales y tan tremendas. Lo peor es que hay que dibujar muy rápido“, admite Lien. Coincide con él Brigitte Woosley, la única artista que cubrió, para todos los medios, el juicio de Hassan. “Somos pocos los que nos dedicamos a esto, porque es un trabajo muy exigente“, cuenta desde Texas, donde vive. En su memoria ha quedado grabada la cobertura del caso de Elmer Wayne Henley, un asesino en serie que colaboró en el secuestro, la tortura y la violación de 28 menores.

Solemos hacer de media entre seis y siete dibujos al día en un juicio, aunque depende de lo que pase en la sala, del caso que sea, etc. Cada uno nos lleva entre cinco y 30 minutos“, dice. Aunque ese tiempo es para los esbozos más sencillos. “Completarlo con detalles, colores y perspectiva lleva al menos hora y media o dos horas“, añade Vicki E. Behringer, que además del juicio de Michael Jackson ha pintado las sesiones sobre el matrimonio homosexual o el juicio de Apple contra Samsung.

Los dibujantes de juicios saltaron a la fama en el siglo XVII, cuando retrataron el proceso de las Brujas de Salem. Con la llegada de las cámaras de fotos -en 1865 apareció la primera máquina que se consideró realmente portátil, aunque la invención de la fotografía y de instrumentos para capturar imágenes es anterior- temieron por su oficio. Sin embargo, las primeras cámaras no reflejaban el movimiento y además distraían mucho a los miembros de la Corte. En la actualidad las nuevas tecnologías sí han cambiado mucho las cosas. Pero, en ocasiones, las cámaras siguen estando prohibidas en la sala -bien porque hay menores, por respetar la intimidad del jurado popular o por cualquier otra razón- y son los dibujantes los encargados de reflejar lo que pasa en el interior. Ahora trabajan sobre todo en Estados Unidos y en el Reino Unido.

Hubo una época en que en España también se dibujaron juicios. Lo recuerda Ulises Culebro, ilustrador de El mundo y que cubrió para este periódico, entre otros, los procesos del GAL -con Amedo y Domínguez-, de los Fondos Reservados o las declaraciones del ex político Luis Roldán.

Fue una época muy bonita. No dejaban hacer fotos para proteger la intimidad de los testigos, pero dejaban entrar a dibujantes siempre y cuando respetáramos esa intimidad. No éramos muchos. Había que dibujar muy rápido, con mucha precisión e interpretar muy bien el lenguaje corporal“, cuenta Ulises, que destaca que antes “los ilustradores eran los fotorreporteros actuales“.

Para acceder a la sala, “había que acreditarse y como daban muy pocas acreditaciones, a veces tenías que acceder como público y buscar el mejor sitio. Incluso una vez me dejaron una toga para poder entrar a la sala“. No era fácil estar cara a cara con algunos acusados y que ellos supieran que les estaban dibujando. “Me impresionó mucho la mirada del narcotraficante Laureano Oubiña y de Roldán. Me perdonaban la vida“, cuenta Culebro.

Pero lo más destacado fue que “Amedo y Domínguez casi nunca habían sido fotografiados y nuestros dibujos enseñaban sus caras prácticamente por primera vez“.

Aunque se enfrentan a testimonios e historias muy duras, estos dibujantes reconocen que están tan concentrados en su trabajo que mientras dibujan no les da tiempo a pensar en las cosas horribles que escuchan en los juicios. Pero luego sí son conscientes de lo que han presenciado. “Es muy difícil enfrentarse así a la crueldad humana“, comenta por e-mail a El mundo.es Id Chukman, que trabaja para la ABC y ha cubierto, entre otros, juicios de Oprah Winfrey. “Mi peor día fue tener que escuchar a un hombre testificar contra un individuo que les había tiroteado a él y a su mujer“.

Vicki E. Behringer sí admite que “al acabar algunos juicios he necesitado tiempo para recuperarme psicológicamente y poner en orden mis emociones sobre todo lo vivido“.

Arthur Lien, que comenzó en este trabajo nada más licenciarse en el Instituto de Arte de Maryland, cuando una televisión local le contrató para el juicio del gobernador, explica cómo funcionan: “Lo primero que hay que hacer es encontrar un buen sitio en la sala, pues no tenemos puestos reservados. Es muy estresante el primer día y, sobre todo, cuando aparece el acusado por primera vez. Hay que estar atentos para decidir qué dibujar y qué reacciones son más importantes“.

La mayoría de ellos, que estudiaron bellas artes, siguen trabajando con pinceles y lápices. Tan sólo Brigitte Woosley reconoce que se ha pasado al ordenador. Cuando no están cubriendo un juicio todos, salvo Lien, optan por otro tipo de pintura. Woosley, que recuerda que vive en Texas, está especializada en caballos, indios y vaqueros. A Vicki Behringer le gustan los paisajes, “pintar al aire libre” y hacer “retratos de mascotas“. Id Chukman, por su parte disfruta copiando la técnica de artistas a los que admira como “Degas, Velázquez, Rothko y Jackson Pollack“.

Sobre si están bien pagados, todos coinciden en la frase que resume Chukman: “Cuando el teléfono suena para encargarnos algo, está bien pagado. El problema es que cada vez suena menos“.

Fuente: Elmundo.es

dibujante-juicio-estrado-madrid-dibujos-academiac10

TE PUEDE INTERESAR

Microcurso de Iniciación a la aerografiaMicrocurso de Iniciación al ZbrushCurso aerografía en cascos de motoTaller photoshop. La ilustracion digital

Cursos anuales

Cursos anuales 2017-18

Nuevos Cursos y Talleres

PRÓXIMOS CURSOS Y TALLERES

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Academia C10 os presenta a los retratistas de la verdad"

    Deja tu comentario